Teatro

NIKKEI… CORREO DE HIROSHIMA.

Es una puesta donde el espectador experimenta el eco de un suceso que marcó la historia universal. 140,000 mil personas arrasadas por una bocanada de furia y muerte. Es la mirada cegada por la angustia, la desesperación de unos segundos que cambió la historia de cientos para siempre.

Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945, ciudades bombardeadas por los Estados Unidos, se cumplía el horror, la destrucción que significó “La Bomba Atómica” que extinguió vidas enteras y las terribles consecuencias.

Basada en la novela “Correo de Hiroshima”, de Víctor Manuel Camposeco, dirigida por Irene Akiko. Se pide al espectador privarse del sentido de la vista, en consecuencia, los demás sentidos se alteran y es cuando ocurre la magia es el poder de la imaginación a través de lo sensorial para narrar un lamentable acontecimiento.

Olores, sonidos, aves, incienso, riachuelos… todos aquellos aspectos en el entorno clásico de aquellas localidades, todo, estaba ahí en el imaginario de una sala ocupada para representaciones artísticas. Aspectos, previos al segundo fatídico, después un sonido único, una corriente de aire caliente trepidante que acabo con todo.

Son las historias humanas, pero hay una en particular muy lejos de ahí, en otra latitud, que narra la historia de la familia Nikkei (migrantes japoneses) asentados en la parte del Soconusco, en Chiapas.

Angelina Toyohara (hija de padre japonés y madre mexicana), ella se encuentra en Hiroshima y narra la desolación de la desgracia. Es también la lucha de los migrantes que están lejos de su tierra impotentes ante las noticias que llegaban – que todo había desaparecido–, no tener respuesta a las cartas enviadas de una madre afligida. Esperanza y horror de lo que desato la hecatombe.

Es una puesta escénica diferente y que la hace única que pondera al espectador y lo sumerge lo suficiente para imaginar por un instante el infierno que se vivió ante la ignominia del poder de una bomba atómica.

El ser humano que no entiende y ahora en pleno S.XXI hay un riesgo latente con Corea del Norte: Pyongyang y sus pruebas nucleares amenaza con una 'nueva guerra mundial'. Su dirigente deja de lado a la propia historia como ejemplo de lo terrible cuando se actúa de manera inconsciente y que al final los civiles pagan por las decisiones de mentes desquiciadas.

Cierra temporada en el Teatro Santa Catarina de Teatro UNAM y nos coloca como sociedad en la reflexión de los acontecimientos históricos. Es un “GRITO POR LA PAZ” . ¡QUE NUNCA SE VUELVA A REPETIR!

Basada en la novela “Correo de Hiroshima” de Víctor Manuel Camposeco. Dramaturgia: Javier Márquez
Dirección: Irene Akiko. Actúan: Irene Akiko Iida • Laura Jaimes • Arturo Tames

texto/imagen: © alfredomillan all rights reserved 2017.

Tags
teatro
Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.