Danza Contemporánea.

EN CÓDIGO BOLERO: LA DULCE LIMERENCIA.

EN CÓDIGO BOLERO: LA DULDE LIMERENCIA.

Somos títeres del propio ser; cada sonrisa, cada mirada en el gesto de la exaltación natural… las líneas de los cuerpos en la pregunta larga sin respuesta de las emociones cambiantes del Ser que quiere estar y no saber cómo. Está en el profundo y maldito miedo de la pesadez a lo desconocido, al recuerdo de una sombra, pedazos quedarán de lo que alguna vez fuimos o se quiso ser, por lo que alguna vez se luchaba: “la lealtad y el amor”.

La nostalgia a través del insoportable tiempo que pesa como una lápida en la búsqueda incesante de la palabra no encontrada, del pasado que nunca vuelve, solo, en la profunda soledad del silencio de un Ser con una lagrima que se derrama como testigo en la proyección de la propia sombra que se adelgaza hasta consumirnos, desaparecer en el olvido, en el intento fallido de lo que se pretendía ser de aquella idea: “tú y yo fundidos”.

El cuerpo ahí inmóvil, en pausa, en el grito desesperado no escuchado, en el movimiento sutil de la caricia, en la contemplación de la belleza con las emociones cercenadas al final y acabadas. ¡Clemencia! ¡Clemencia! Por desear un poco de ti… un poco de mi a través del beso sublime y suave que cambia todo en la zozobra de alcanzar… de alcanzarte, de descubrir, de descubrirte y no morir en el intento.

¡Deja!, deja que los cuerpos dancen y se toquen tan suaves que son porque sólo ellos entienden el significado de la fragilidad del tiempo, él quedará, nosotros no. Vive, danza, no mires hacia atrás y déjate llevar al compás de una melodía, de la compasión en la composición cuerpo y alma donde la palabra sobra "En Código Bolero".

Son algunas de las emociones a través de 18 boleros que deleitó la compañía A Poc A Poc de Jaime Camarena y su nueva coreografía “En Código Bolero”; es el amor transgredido y convertido en algo putrefacto.

Pocas son las veces que la danza contemporánea mexicana se logra a través de la interpretación, el cuerpo en movimiento y, la gestualidad excelsa como uno de los elementos principales que nos proyecta a la perfección los sentimientos hechos nudo en las relaciones personales. Se logra así un trabajo escénico ­­–una escenoturgia–, de gran calidad.

Una coreografía que nos presenta Jaime Camarena y su equipo que nos delata la tristeza como consecuencia de los actos humanos en su propio abandono ante la posibilidad en la delicada belleza del cuerpo con su estampa interpretativa. El rostro de mil formas que lleva al Ser Humano a su propia tragedia ó que lo condena, a pesar, del discurso amoroso.

Cuatro pilares que sustentan la coreografía: Estético, Interpretativo, Musical y Poético que lo logra. Un gran trabajo escénico con una selección puntual de los clásicos boleros: Los Panchos, Julio Jaramillo, Pedro Flores, Vicentico Valdés, Bienvenido Granda y Rolando Lasiere…

El estreno de En Código Bolero: La Dulce Limerencia, se presentó en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

texto/imagen: © alfredomillan MFROLATUARTE 2017.

Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.