– Cuando el “Alma” se vacía sólo queda la brutalidad–. Una vieja casona que cruje su propia novela en pleno Centro Histórico de la Ciudad de México nos dicta una historia lúgubre de dos seres que se comen en carne viva y a pedazos. Él con medio cuerpo paralizado, ella con belleza expuesta pero sin voluntad. ¿Cabe el amor bajo estas circunstancias? Es la causalidad que los une, que deambula y que los caza de noche, son víctimas para que se derramen.

Dos cuerpos desnudos, una joven pareja, que escudriña su intimidad sexual, que prueban... Es la iniciación del lado oscuro de lo que no gusta hablarse, los bajos instintos, ¿cuántos pensamientos pasan por la mente que no te atreves a decir? Al verlos ahí expuestos, vulnerables en la pura contemplación… una idea que excita, del deseo de las miradas clavadas que no parpadean.

Una compañía con más de 30 años de experiencia, es un teatro de intervención donde busca construir y dar voz a los sueños, son 18 nacionalidades que representan el sentir artístico de las ideas. Un espectáculo que busca la exaltación de los sentidos en su totalidad y, ¿cómo lo logra?