“Sólo los mexicanos decidirán el momento del cambio en el que superaremos un pasado marcado por la violación histórica y dejemos de ser unos hijos de la chingada”. El arte de hacer teatro es uno de los instrumentos para hablar de nosotros mismos a través de las conductas o de una hipertrofia sociedad en la línea entre la ficción y la realidad. David Olguín dramaturgista y director de la puesta no es la excepción, en su caso parte de una pregunta: ¿Hoy día qué es ser mexicano? La idea de memoria, de identidad y de búsqueda de raíces son sus directrices.