“Si los políticos tuvieran la mitad de dignidad se sacarían los ojos”. La mirada fija en la profundidad del Ser Humano, cambiante, que delata una personalidad múltiple en la condición innata de su propia existencia ante la lucha constante del “Deber Ser” en la oscuridad y luz de su camino. La pregunta que fisura el alma, y la pregunta con “aparente” respuesta: ¿Cuál es el secreto de tu felicidad?

Así nos definimos. ¿Quiénes somos realmente? De encontrar lo que queda de nosotros ante la culpa que provoca el dolor por muchas causas. El recuerdo por la infinita felicidad, el recuerdo por la profunda tristeza, por la fidelidad, vanidad, pena, incredulidad, remordimiento, pasión… pero sobre todo por el arrepentimiento.

“La teoría actual de la evolución es sólo una expresión de las relaciones materiales dominantes. Las jerarquías sociales existentes son el resultado de una selección natural, sin embargo, la naturaleza contrapone la teoría al demostrar una y otra vez, otra, la del Apoyo Mutuo, donde uno o más seres se unen para resolver el obstáculo, con el objetivo de obtener un beneficio en común de dicha especie”.

Basada en la novela “Correo de Hiroshima”, de Víctor Manuel Camposeco, dirigida por Irene Akiko. Se pide al espectador privarse del sentido de la vista, en consecuencia, los demás sentidos se alteran y es cuando ocurre la magia es el poder de la imaginación a través de lo sensorial para narrar un lamentable acontecimiento.